Imago

Resolución de Conflictos

Bienestar, felicidad y conexión en tu relación

Elegir quedarse queriéndose

Una vida de conexión conjunta

..Generar más conexión en tu pareja…

    …Sentirte segur@ hablando sobre lo que te importa…

         …Pasar de la reactividad a la comprensión…

             …Transformar los desencuentros y conflictos en conexión profunda…

 

Nos gustaría ayudaros a crear una vida de conexión conjunta.

Para ello os ponemos en el asiento del conductor para que como pareja aprendáis a trabajar vuestra relación, descubriendo lo que realmente os está pasando y comprendiendo que las cosas en el presente tienen una fuerte conexión emocional con el pasado.

El trabajo Imago consiste en capacitar a las partes para fortalecer su propia relación. Cuando se pueden entender los sentimientos y las “heridas de la infancia” más empáticamente, cada parte comienza a sanarse y la pareja se mueve hacia una relación más consciente.

El desafío es aprender a hablar junt@s sobre cosas que realmente importan, sintiéndoos segur@s, solidari@s y positiv@s.

En el proceso del “Diálogo Imago” se os ayuda a pasar de la culpa y la reactividad a la comprensión y la empatía. A través de este proceso, se pueden transformar los conflictos en oportunidades para la curación y el crecimiento, y conectarse más profunda y amorosamente con su pareja íntima.

 

Por qué Imago

Si trato de resolver el conflicto en mi relación sin crear una verdadera conexión con mi pareja, puedo simplemente estar arreglando un tema transitoriamente hasta que llegue la próxima gran pelea, o incluso reforzar el problema. La teoría de Imago demuestra que la mayoría de los conflictos que tienen una “carga” dolorosa tienen el origen sobre alguna herida pasada que está causando dolor ahora. ¡Imaginad que realmente pudiérais curar viejas heridas!

Nuestra pareja es la persona ideal para ayudarnos a hacer eso.

Cómo funciona

Imago aborda esto mediante la creación de una estructura para la conversación suficientemente fuerte para manejar los temas importantes que se discuten. Partimos de algunas premisas:

1. Lo que una parte dice, es verdad para ella. Es importante que lo que expresa sea escuchado y respetado.

2. Por lo general no siempre hay una historia que sea "la realidad". En cambio, hay dos  perspectivas, ambas válidas. El objetivo de hablar de ello no es buscar lo bueno y lo malo, sino cómo construir la conexión.

3. Hay una guía sobre cómo decir las cosas, para tratar de eliminar cualquier rastro de vergüenza, culpa y crítica.

Esto puede ser difícil cuando estás frustrad@ con tu pareja. Sin embargo, el resultado de culpar o criticar es que se puede estar activando parte del dolor de experiencias anteriores y ninguna de las dos partes estará de buen humor para escuchar de la manera en que nos gustaría ser escuchad@s.

Las heridas de la infancia

Ser amad@ es una necesidad profunda, y las necesidades emocionales más profundas se cumplen a través de asociaciones comprometidas a largo plazo. Cuando nos enamoramos, abrimos nuestros corazones a nuestr@ compañer@, y eso abre algunas vulnerabilidades profundas.

Lo que es significativo para cada cual suele ser el resultado de cómo fuimos criad@s. Por ejemplo, si tus padres no se mostraron particularmente interesad@s ​​en ti como niñ@, podría ser muy importante ahora tener una pareja que demuestre un gran interés en ti. O quizá digas algo sin pretender que sea desagradable, e incluso te parezca insignificante, pero te encuentres con que para tu pareja estos comentarios, gestos o acciones desencadenan el despertar algunas necesidades emocionales profundas.

Esto significa que una pareja puede parecer estar teniendo una pelea por algo en el presente (preocupaciones monetarias, tareas domésticas…) y debajo haber una conversación diferente. Esa historia está profundamente arraigada en el pasado.

Para protegernos del dolor de esa herida emocional damos un paso atrás en las relaciones o nos metemos en grandes peleas o nos desesperamos tratando de ayudar a nuestra pareja a comprender lo que necesitamos de ella.

El presente

Enamorarnos es abrir nuestros corazones.

Hay algo profundo en nuestro interior que por lo general nos guía a elegir a alguien que tiene la capacidad de provocar el mismo dolor emocional que experimentamos en la infancia. El mismo tipo de escenarios se actúa de diferentes maneras.

Con el tiempo el calor emocional del amor inicial es reemplazado por la hostilidad o la frialdad, lo que conlleva desesperanza, distancia emocional, etc. Pero eso no significa que el amor no esté ahí, sólo se ha ocultado por un tiempo. Simplemente significa que hay un pequeño trabajo que hacer junt@s para poder crecer en amor, y con el trabajo Imago podéis hacer vuestra vida mucho más satisfactoria y gratificante a medida que descubrís vuestro potencial oculto.

Un gran comienzo es volver a recordar lo que nos hizo amar a la pareja, que nos abre el camino para después hablar de asuntos emocionales más profundos.

Para estas conversaciones sensibles, Imago enseña una técnica de comunicación que implica una escucha cuidadosa sin juzgar a la otra persona. Y es importante que la persona que está escuchando muestre que acepta que lo que la otra persona está diciendo tiene sentido y muestre que se conecta con los sentimientos que están debajo.

El diálogo Imago propicia un espacio donde la pareja pueda compartir lo que realmente le importa. Ambas partes aprenden a no reaccionar y a entender profundamente al otr@ y lo que necesita. Se trata de crear la comprensión y la empatía entre sí que hace que sea seguro para el amor fluir de nuevo, y restaurar la vitalidad y el sentido de la conexión a la relación.